El Ayuntamiento de Puerto de la Cruz ha adjudicado la gestión del servicio público de retirada, traslado, depósito y custodia de vehículos de la vía pública, a la mercantil Grúas Juanele, S.L.

Desde el Ayuntamiento se señala que dentro de la oferta presentada por la empresa, “se establecen una serie de mejoras que redundarán en un incremento de la calidad de los servicios a prestar”. Se ha incorporado al contrato un depósito exclusivo dentro del término municipal del Puerto de la Cruz, situado en la Calle San Felipe, perfectamente cerrado y dotado de cámaras de vigilancia las 24 horas, además de contar con un depósito auxiliar en el municipio de Santa Úrsula, destinado a prestar el servicio para aquellos vehículos retirados de la zona de Las Dehesas. Para la empresa adjudicataria, esta disposición de los depósitos tiene como objetivo “dar una respuesta rápida a los servicios y el mínimo tiempo de espera a los agentes que soliciten los servicios, además de dar más comodidad a los usuarios afectados a la hora de abonar la tarifa y recoger su vehículo”. De esta manera, el tiempo de actuación desde que se recibe una llamada para realizar el servicio de retirada de vehículos por parte de la empresa adjudicataria, desde cualquier lugar del término municipal, rondará los 20 minutos como máximo.

Las mejoras introducidas en la oferta del procedimiento negociado para el servicio de retirada de vehículos favorecerá la descongestión administrativa, ya que la policía local y el personal municipal dejarán de realizar algunas de las tareas que tenían encomendadas hasta ahora, reduciéndose los costes municipales, al comprometerse la empresa adjudicataria a realizar los servicios de notificación al propietario del vehículo, su posterior publicación en el B.O.P de los vehículos enajenados, la retirada del vehículo una vez enajenado y la derivación del mismo a un centro CAT, la emisión del certificado de destrucción y, finalmente, la tramitación de la baja definitiva del vehículo.

Así mismo, la empresa adjudicataria del servicio pondrá a disposición del Ayuntamiento la posibilidad de recogida y valoración de los residuos férricos y no férricos, aparatos eléctricos, así como la retirada de residuos industriales peligrosos. Esto supondría un ahorro en la tasa de vertido municipal ya que se valorará el residuo por pesaje, transformando los residuos en ingresos para el Ayuntamiento.

Para el Alcalde portuense, Lope Afonso, “la adjudicación de este servicio producirá notables beneficios para esta administración y para los usuarios que vean retirado su vehículo, mejorando la calidad del servicio y el lugar de depósito de sus bienes, estando en todo momento controlados y vigilados. Es una actuación que se enmarca dentro del proceso de mejora de los servicios municipales iniciado en el presente mandato, y que también se manifiesta en la realización de una auditoría energética para la optimización del alumbrado público, la próxima licitación del servicio de limpieza y mantenimiento de jardines, la ordenación de la recogida de residuos y los otros que irán dando sus frutos en los próximos meses”.