Jonás González - Puerto de la CruzIzquierda Unida Canaria (IUC) del Puerto de la Cruz rechaza el presupuesto municipal para 2014, aprobado en pleno sólo con los votos del grupo de gobierno (CC-PP), por considerarlo el más antisocial e insolidario del periodo democrático.

La formación de izquierdas subraya que las cuentas del próximo ejercicio traen consigo una reducción de 188.000 euros en bienestar social, lo que supone que este año habrá un 25% menos para los sectores más desfavorecidos. Además, se recortan en un 50% las partidas para la Universidad Popular, el Museo Arqueológico y la Escuela de Música. También se reduce el presupuesto en las áreas de turismo, medio ambiente, educación, juventud, y cultura, entre otras. Sin embargo, el coste del grupo de gobierno se mantiene casi intacto, con una reducción mínima del 4,68% debida a la renuncia al salario de uno de los concejales.

Para el concejal de IUC, Jonás González, este presupuesto pasará a la historia del municipio por ser “el de los dieciséis despidos”. En este sentido, señala que la de los despidos es “una frontera que nunca se debió traspasar” y que hacerlo supondrá “el cierre de la escuela de música y la desaparición casi total de la actividad docente en la Universidad Popular”. A su juicio, este gobierno le tiene “pánico” a la educación y la cultura.

El edil de Izquierda Unida recuerda que el pleno en que se dio luz verde a todos estos recortes es también el pleno en el que se aprobó el presupuesto y las medidas para reducir el gasto en la empresa pública Pamarsa. Entre estas medidas, está la privatización del Lago Martiánez a partir de agosto de 2014, lo que, en su opinión, refleja muy claramente la “pésima gestión” de este gobierno, “incapaz de hacer rentable la tercera instalación más visitada de Tenerife”.

González lamenta que se rechazaran todas las enmiendas de la oposición al presupuesto municipal y, en particular, las cinco de IUC, tres de ellas presentadas en solitario y dos conjuntamente con VxP. Estas últimas estaban destinadas, por un lado, a posponer a 2015 el pago de una factura a la empresa concesionaria del servicio de recogida de basuras con el fin de salvar la Escuela de Música y evitar los recortes en la Universidad Popular y el Museo Arqueológico, y, por otro, a eliminar temporalmente el gasto de mantenimiento del control de huella digital a los trabajadores y a reducir la partida de protocolo para ayudar a financiar los libros de texto a los alumnos de las familias más desfavorecidas y mejorar la zona de Martiánez donde se levantaban los bares de Pamarsa.

En cuanto a las enmiendas presentadas por IUC en solitario, su intención era reducir las asignaciones a los grupos políticos y a los concejales para destinar ese dinero a Bienestar Social, rebajar un 5% las partidas de suministros para poner en marcha un plan de mejora de los parques infantiles, e implantar una ecotasa a los turistas (similar a la de importantes ciudades europeas) para contribuir a compensar los servicios que utilizan.

Por último, y a pesar de que la acción política no tuvo efectos para mejorar el presupuesto, González anima a la ciudadanía a presentar alegaciones en el periodo de exposición pública, puesto que, en su opinión, “hay que hacer lo posible por frenar las nefastas consecuencias para el municipio que traerá este presupuesto”.