Izquierda Unida Canaria (IUC) celebra el pequeño y repentino ataque de sentido común del concejal de Urbanismo del Puerto de la Cruz, Sebastián Ledesma, al solicitar que la rampa provisional habilitada en el Paseo de San Telmo con motivo de las obras que se están efectuando en la zona se convierta en definitiva una vez terminados los trabajos.

La formación de izquierdas se muestra satisfecha de que las personas con movilidad reducida y los padres y madres con carros de bebé estén hoy más cerca de poder recorrer de principio a fin uno de los paseos más emblemáticos del Puerto, a pesar de que el gobierno municipal y el Cabildo rechazaron miles de alegaciones que pedían poner una rampa en lugar de escaleras y de que el propio Ledesma despreció y ridiculizó a quienes reivindicaban cambios en el proyecto.

Según el concejal de IUC en el Ayuntamiento portuense, Jonás González, “empieza a ser evidente para todo el mundo que la plataforma Maresía y los ciudadanos que han protestado contra las obras de San Telmo no son ningunos extremistas, ya que cuentan con buenas razones para sus reivindicaciones, y que quienes han actuado con sectarismo e intransigencia son los responsables del Cabildo y del gobierno municipal, que han rechazado de plano multitud de mejoras al proyecto sin entrar siquiera a considerarlas”.