Izquierda Unida Canaria (IUC) del Puerto de la Cruz lamenta que el Ayuntamiento tenga que hacer frente al pago de casi 1,5 millones de euros a la Seguridad Social por las deudas contraídas por la empresa Ródano Tenerife, anterior concesionaria de los negocios de hostelería antiguamente vinculados a Pamarsa, después de que el Juzgado Contencioso-Administrativo número 3 de Santa Cruz de Tenerife haya desestimado recientemente el recurso presentado por la corporación local contra la resolución que declaraba su responsabilidad subsidiaria.

Para IUC, resulta del todo injusto que sea la ciudadanía del Portuense quien, en última instancia, deba pagar las deudas de una empresa privada. En todo caso, la formación de izquierdas considera que esta situación es un ejemplo más de los perjuicios que le han causado a la ciudad las sucesivas concesiones administrativas llevadas a cabo por los gobiernos municipales a lo largo de las últimas décadas, a pesar de que siempre se han vendido como un éxito en la gestión.

El concejal y coordinador local de Izquierda Unida, Jonás González, considera que “el Ayuntamiento nunca controló debidamente a la empresa concesionaria”, ya que las deudas reclamadas por la Seguridad Social corresponden a un intervalo de cuatro años, de julio de 2006 a mayo de 2010, es decir, la práctica totalidad del periodo en que Ródano Tenerife tuvo a su cargo la gestión del servicio. El resultado, señala, es que, “después del desastre que supuso aquella concesión administrativa, ahora sea la ciudadanía quien deba afrontar el pago de la deuda, a razón de más de 50 euros cada portuense”.

A juicio de González, el fracaso del modelo privatizador en el Puerto de la Cruz es patente y manifiesto, por lo que espera que el gobierno municipal no incida de nuevo en sus errores y desestime de manera tajante la futura privatización de la gestión del Lago Martiánez, considerada una de las joyas de la corona del patrimonio público portuense. En este sentido, el edil de IUC entiende que “sería imperdonable que el Ayuntamiento se deshiciera de la gestión de la tercera infraestructura turística más visitada de toda la isla”.