Ni la lluvia ni las bajas temperaturas hicieron mella en las plañideras ni en los testigos de la comitiva

Entierro de la sardina 0 Carnaval 2015Luto y dolor festivo-carnavalero en el entierro de la sardina que congregó en torno a ella, a centenares de viudas que derramaron lágrimas a diestro y siniestro por todas las esquinas del recorrido de la comitiva fúnebre que se despedía del espíritu de Don Carnal hasta 2016.

Desde la Avenida de Colón, pasando por Venezuela, Familia Betancourt y Molina, calles Valois, Blanco y La Marina hasta llegar al Muelle. Este fue el recorrido de una comitiva fúnebre que llegó a asustar a más de un turista que, impresionado por el espectáculo, llegó a la cabecera a preguntar quién había fallecido.

Con algo más de cinco metros de largo y más de 200 kilos de peso, la sardina elaborada artesanalmente por los carpinteros municipales, centró la atención de los miles de curiosos que se congregaron durante el recorrido y, principalmente, en torno a la playa del Muelle Pesquero para dar, “in situ”, el último adiós a la ya incinerada sardina.

Las desconsoladas tuvieron que hacer de tripas corazón y animarse con la música de la verbena de la zona de los quioscos y las orquestas en la Plaza del Charco, que les ayudaron a pasar página tras tan “amargo” momento.

La lluvia hizo acto de presencia, pero no sirvió para amedrentar a la comitiva fúnebre ni a los miles de curiosos que, paraguas y bolsas en mano, aguantaron las inclemencias para ver arder en llamas a la sardina portuense.