FUEGOS_LOS_REALEJOS_FIESTAS_DE_MAYO__2010_MPP_2Para poder hacer una síntesis de lo que representa el Día de la Cruz en el municipio de los Realejos, hay que realizar una segmentación de los elementos que componen la misma. Así nos encontramos con tres componentes específicos, tales como los afamados enrames florales de las cruces en capillas o viviendas particulares; los originales enrames de las calles, y la extraordinaria exhibición pirotécnica.

 

Los enrames florales

Capillas, ermitas y cruces de caminos y fachadas amanecen ese mágico día con sus mejores galas, para cumplir un año más con esta centenaria tradición, que viste a las más de 300 exaltaciones al santo madero existentes en el municipio.

En el núcleo poblacional del Realejo Alto, con sus dos capillas protagonistas la de la calle El Sol y la de la calle El Medio Arriba, así como en el barrio de La Cruz Santa, es donde con mayor expectación se vive este precioso espectáculo artesanal.

Las capillas son edificios de reducidas dimensiones. Su interior, de poca profundidad, cuenta con un altar escalonado de mampostería – ocasionalmente de madera-, en cuya cúspide aparece colocada la cruz, policromada o no, que al llegar la fiesta muestra su más valioso y artístico sudario.

En los laterales de las capillas, se colocaban unos asientos que en un principio fueron de piedra y más tarde de madera, para custodiar la Cruz, posteriormente se sustituyeron por sillas, que desaparecen los días de la fiesta, debido al gran volumen de los enrames.

En la selección de las flores, las velas, lámparas y tejidos es donde radica la labor artística. Se trata de un hecho que, si bien se apoya en la tradición, en los modelos y esquemas dejados por los antepasados, sigue siendo espontáneo, expresando ese gusto personal, delicado y altruista de los habitantes de Los Realejos.

Cada familia abre las puertas y ventanas de su casa para la fiesta, para invitar a todos al disfrute de la misma, al goce amoroso y estético de la Cruz, de las flores, de los “enrames”. Al pasear por las calles el día 3 de mayo, debemos estar atentos a las fachadas de las casas, a las ventanas de la planta baja, pues nos sorprenden con bellos y no menos excelentes espectáculos florales.

Los miles de turistas y visitantes acogen con admiración indescriptible los monumentos florales que el fervor realejero levanta a los pies de las cruces de viviendas de La Cruz Santa y de capilas de las calles de El Medio y El Sol.

 

Engalanamiento de las calles

Dicen los estudiosos en la materia que el famoso “pique” comenzó por el embellecimiento de las calles con enrames florales. En la actualidad, se sigue rivalizando por el atavío de las calles, no obstante, con el paso de los años. El enrame de las calles, que sigue realizándose en la actualidad artesanalmente, por los vecinos, es colocado finalmente los últimos días del mes de abril, quedando allí hasta finales del mes de Mayo, cuando acaban las fiestas en honor a San Isidro Labrador y Santa María de la Cabeza.

 

Exhibición pirotécnica

Las fiestas de la Cruz incluyen la extraordinaria exhibición de fuegos de artificio, considerada como una de las mejores de toda Europa. El anochecer del día tres de mayo tiene un aroma especial que pone el punto y final a una larga espera en la que los vecinos, y Tenerife en general, pueden disfrutar una vez más de una maravillosa expresión de arte efímero: el color y la belleza producidos por las explosiones en el cielo realejero, que alcanza las tres horas de duración.

La historia de los fuegos

Detrás de la celebración de esta festividad se esconden una serie de circunstancias que han sido la clave fundamental para la supervivencia y desarrollo de la misma, en lo que a las calles de El Sol y de El Medio se refiere: la rivalidad -“el pique”- entre ellas, que en épocas pasadas ha estado a punto de desembocar en un auténtico “estado de guerra” y provocar altercados de incalculables dimensiones, contemplados hoy como meras anécdotas y como un componente enriquecedor de las fiestas.

Algunos estudiosos apuntan que este “pique” se remonta a 1770 y a la existencia de dos clases sociales bien diferenciadas: los propietarios de las tierras por donde discurría la calle El Medio, también conocida como calle de los Marqueses, y los medianeros y pequeños campesinos de la calle El Sol. Esta circunstancia se ha querido interpretar como el origen o desencadenamiento del mentado “pique”, si bien es cierto que, tras la emigración a Venezuela, ocurrida años atrás, estos contrastes económicos tan pronunciados han desaparecido.

Así, el “pique” o la sana rivalidad entre ambas calles comienza históricamente como un día de conflicto simulado entre marqueses y campesinos. La porfía consistía en que al paso de la Cruz en procesión, cada calle encendía hogueras, humos de colores y se hacía mucho ruido, de modo que ganaba aquella que mayores fogatas, mayores columnas de humo o más ruido hubiera hecho. Pero tras la irrupción de las pirotecnias en estas fiestas, se pasaron a vivir auténticas batallas campales con petardos y voladores que surcaban el cielo en horizontal buscando la calle “enemiga”.

Antiguamente, cuando la Cruz llegaba en procesión a cada calle comenzaba la celebración con gritos y grandes estampidos ocasionados por los fuegos de explosión, formados por tracas y regueros de pólvora colocados por los fieles en las aceras y zaguanes de las casas, que al estallar ocasionaban un gran estruendo debido al eco. Con el paso del tiempo la imaginación hizo que se fuera perfeccionando esta forma de expresión empezándose a fabricar ruedas de fuegos hechas de caña, de modo que una vez sumergidos en esta vorágine de superación se consiguió añadir, a las ya novedosas ruedas de caña, un dispositivo que hacía que éstas se elevaran hasta alcanzar algunas pocas decenas de metros y que darían lugar posteriormente a los tan apreciados voladores de hoy en día.

 

La tradición pirotécnica en Los Realejos

Los Realejos es sin duda, uno de los centros pirotécnicos más importantes de España y Europa. Cada calle tiene su propia pirotecnia, la Teide quemaba antiguamente en la calle El Medio, y la Santa Bárbara en la calle El Sol, hasta que en 1990 esta última desapareció tras un fatal accidente. Actualmente la Pirotecnia Hermanos Toste (antigua pirotécnica Teide) representa a la calle El Sol, mientras que en la calle El Medio, hasta hace pocos años, quemaba la pirotecnia Canarias, que fue fundada al igual que las anteriores por realejeros, aunque en el caso de esta última, terminó ubicándose en el término municipal de Icod de los Vinos. Desde 2007 la calle El Medio está representada por la pirotecnia Hermanos Caballer de Valencia.

Aún hoy continúa esa contienda de luz y explosión, comenzada varios siglos atrás, que afortunadamente, ya no refleja las antiguas rivalidades ya saldadas y superadas entre clases sociales.

Esta tradición realejera, que en 2009 obtenía el título de Fiesta de Interés Turístico de Canarias, logró el 30 de marzo de 2015 elevar su condición a la de Fiesta de Interés Turístico Nacional.