El Grupo Municipal Socialista en el Ayuntamiento de Puerto de la Cruz pide al grupo de gobierno que trabaje para impedir que se produzcan más despidos en el complejo turístico Martiánez. El PSOE portuense ya había mostrado la semana pasada su “preocupación por la evidente dejación de funciones del alcalde Lope Afonso con respecto a su fracasada política de concesiones administrativas”.

El portavoz socialista, Marco González, considera que los últimos acontecimientos demuestran que “el PP deja al pie de los caballos a los trabajadores”. El edil recuerda que “los socialistas apoyamos la labor de sindicatos y representantes sindicales, que han estado trabajando por el mantenimiento de los empleos en esta instalación”.

González critica que, “tal y como adelantamos y denunciamos públicamente los socialistas la semana pasada cuando conocimos el inicio del procedimiento, esta dejación de funciones y la pasividad del grupo de gobierno repercuten sobre los trabajadores”. De acuerdo con los sindicatos, una decena de trabajadores han perdido su empleo en Martiánez en las últimas semanas. “El PP y sus políticas de privatizaciones siguen creando desempleo en el municipio”, denuncia el secretario general del PSOE.

Los socialistas muestran su preocupación por la situación de la empresa concesionaria, “que puede afectar a los servicios que prestan los bares del Lago y, evidentemente, a la imagen con la que se quedan los turistas y visitantes del complejo turístico”. Para Marco González, “es un asunto extremadamente delicado, ya que un mal servicio derivado de la falta de personal perjudica al destino turístico”.

Además, el dirigente del PSOE critica “la poca sensibilidad de Lope Afonso, que no ha realizado ni una sola declaración en la que manifieste su preocupación por la situación de los trabajadores y el sustento de sus familias”. En ese sentido, añade que “de sobra son conocidas las políticas de empleo del PP y estos despidos se están efectuando gracias a la reforma laboral que realizó la derecha que posibilita un despido ‘disciplinario’ para que trabajadores con 35 años de cotización pierdan todos sus derechos”.

De confirmarse el recate de la concesión, los socialistas se preguntan “quién se va a hacer cargo de la deuda que la actual empresa mantiene con la Seguridad Social. Aunque en tres meses el Ayuntamiento tiene que resolver este servicio, los representantes municipales desconocemos los planes que tiene el gobierno municipal, ya que la política del alcalde siempre se ha caracterizado por la poca transparencia”, explica Marco González. Sin embargo, el portavoz del PSOE duda “de que nadie quiera hacerse cargo de una concesión que viene cargada por deudas con los trabajadores, los proveedores y la seguridad social”.