P1080927Los concejales de Comercio, Lope Afonso, y de Urbanismo, Sebastián Ledesma, dieron a conocer los detalles de la nueva Ordenanza de Ocupación del Espacio Público, publicada y en vigor desde el pasado 22 de noviembre.

“Se trata de una herramienta no una cruzada contra los empresarios. Se trata de una apuesta por la calidad y por mejorar nuestra imagen, que redundará en más oportunidades para todos”, explicó Afonso.

La nueva ordenanza, que prevé sanciones que podrían alcanzar los 3.000 euros y, en caso de reiteración de falta grave incluso hasta la revocación de la licencia, mejora la accesibilidad y el paso de los viandantes por lugares y espacios públicos que hasta ahora han sido invadidos.

Será el Ayuntamiento de Puerto de la Cruz, a través de un informe de la Oficina Técnica responsable, la que exponga la cantidad de espacio a ocupar siempre teniendo en cuenta las características propias de la vía y el tamaño de la fachada del negocio.

El tamaño de la terraza de cada comercio estará delimitado por unas marcas en el suelo, por lo que cada ciudadano podrá ver quien o quienes cumplen con la normativa y quienes hacen oídos sordos a ella, arriesgándose a ser sometidos a las sanciones que contemplan la nueva normativa.

“Hasta ahora ha existido una privatización del espacio público que no podíamos permitir, pero buscando alternativas de calidad y mejora, por lo que este documento es una apuesta para todos los comercios de la Ciudad”, destacó Sebastián Ledesma.

Los materiales plásticos o resina plástica quedarán prohibidos a partir del próximo verano, estando únicamente permitida la forja de hierro y madera, y el color beige para parasoles del casco y burdeos o granate para el resto de zonas. Tampoco se permitirá la instalación de mamparas, cortavientos o cerramientos.

“Con la puesta en marcha de normativas como la Ley Anti-Tabaco, la demanda por la ocupación de la vía pública ha crecido notablemente en los últimos años, hasta el punto que nos podíamos encontrar zonas verdaderamente invadidas y sin apenas paso para los viandantes”, explicó Lope Afonso.

A partir de la entrada en vigor se establecen mejoras en la accesibilidad y paso de las personas, con pasillos de hasta 1, 5 metros.

Según el edil responsable del área de Comercio y Concesiones Administrativas, la actual norma viene sustentada en la infinidad de quejas y denuncias de vecinos y vecinas del municipio, y en la necesidad de “poner orden en el desorden”.

“Hemos remitido ya varias circulares informativas a los empresarios anunciándoles la puesta en marcha y detalles del nuevo documento. Evidentemente nunca llueve al gusto de todos, pero si nos basamos en la opinión de la mayoría, incluidos los vecinos”, argumento el edil.

La Ordenanza será de obligado cumplimiento para todos los comercios, no solo para los bares, cafeterías y restaurantes, y se podrá sancionar a cualquier negocio, independientemente de su actividad profesional, si se invade el suelo público.