29 octubre, 2020

Día 44 de la Alarma

La valoración de la jornada dominical sirve para arrancar la semana con ganas de avanzar. La valoración es desigual: unos defienden la medida, la dan por buena, positiva; otros muchos creen que se contrastó la irresponsabilidad pues en pocos lugares se respetaron las indicaciones de las autoridades. Algunas imágenes lo atestiguan. Ni distancias ni nada. Y eso que no había cafeterías ni terrazas abiertas.

Un dron sobrevuela la plaza del Charco cuando andamos en busca de una impresora para obtener un documento. Otros vecinos que habitualmente aplauden cada tarde creen que nos están controlando demasiado.

A las doce del mediodía, conexión puntual para una reunión telemática con los componentes del grupo de conocimiento turístico, Calínico, coordinado por Eduardo Solís. Participan diecisiete profesionales, algunos de ellos en activo. Aportaciones valiosas a partir de las experiencias vividas desde dentro, de las previsiones sobre escenarios y de los anhelos comunes: que la pesadilla acabe cuanto antes. Hay coincidencia en señalar que no están despejadas algunas dudas para poner en marcha la maquinaria: el proceso de recuperación será lento. Medidas sanitarias, por supuesto: certificaciones y demás. Ayudas para las líneas aéreas: parecen indispensables. Promociones intensas, escogiendo bien los mercados. Por nuestra parte decimos que el conjunto de iniciativas e impresiones sea incorporado a los procesos que están en marcha para contar con un plan de choque específico para la industria turística, sustentando en inversión pública y privada; con un proyecto nacional de Especificaciones Técnicas y Sello de Garantía para la prevención de la COVID-19 que está elaborando el Instituto de Calidad Turística Española y el catálogo que se ha propuesto la Asociación de Municipios Turísticos para llevar a cabo, de forma racional y secuenciada, el desescalado de las actuales medidas de confinamiento en el que habrá de ser incluida la reapertura de los destinos turísticos.

Dura tres horas la sesión. Aprendimos, como siempre. Como también de una entrevista con el historiador estadounidense Timothy Snyder, publicada en El País, con un extracto en primera página. Le confiesa a Juan Cruz Ruiz que el autoritarismo está perdiendo atractivo. Habla de las instituciones como guardianes de la decencia, una decencia que está en peligro. Snyder denunció en un libro “la tiranía de la mentira”. Por eso ahora, en plena pandemia, pondera el papel de los medios de comunicación, especialmente a partir de la transparencia en el tratamiento que concedan a las enfermedades.

Los datos de empleo en Canarias para acabar la primera jornada de la semana: la tasa de paro juvenil se acerca al 40 % (es muy oscuro del panorama, desde luego); y el planteamiento de Comisiones Obreras para prorrogar los Expedientes de Regulación Temporada de Empleo (ERTEs) por fuerza mayor hasta seis meses en el sector turístico, una vez sea levantado el estado de alarma.

En las última veinticuatro horas, tres fallecidos más en Canarias por COVID-19. El virus que no cesa.

DÉJANOS UN COMENTARIO CON TU OPINIÓN

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

SÍGUENOS EN...

2,599FansMe gusta
512SeguidoresSeguir
400SeguidoresSeguir
209SuscriptoresSuscribirte