Dulce María Loynaz en el Puerto de la Cruz

Un año más la poeta Dulce María Loynaz vino espiritualmente al Puerto de la Cruz para celebrar el 117 cumpleaños de su natalicio. Fue el martes 10 de diciembre de 2019. Primero, al mediodía, se acercó al Mirador de la Atalaya en el Parque del Taoro y por la tarde al IEHC que había conocido en 1953 junto con Carmen Conde.

Cuando accedimos al Mirador que tanto le gustaba visitar Dulce María  cuando se hospedó en el Hotel Taoro, en los años 1947, 1951, 1953 y 1958, nos acercamos con diez rosas rojas  al busto de bronce que esculpió el joven cubano de La Habana, Carlos Enrique Prado. Pudimos contemplar las strelitzias que ya otro cubano, el pianista habanero, Othoniel Rodriguez, había colocado ante el busto loynaziano y entonces comentamos el excelente artículo que el citado pianista había escrito ese día en una columna del Diario de Avisos. En pocos minutos nos congregamos once personas alrededor del busto, de las cuales cuatro eran mujeres y siete eran hombres. Y como siempre venimos celebrándolo desde 2002, año del centenario, algunos de nosotros contamos cosas sobre Dulce María. En primer lugar la rapsoda portuense Elsie Ribal recitó un poema repleto de amor hacia la ilustre escritora cubana, Hija Adoptiva del Puerto de la Cruz y Premio Cervantes en 1992.

Isidoro Sánchez y Elsie Ribal 2019
Isidoro Sánchez y Elsie Ribal

Luego el poeta portuense José Javier Hernández nos leyó unos apuntes sobre su admirada poeta que pudo escribir mientras venía en guagua desde la capital tinerfeña. La amiga Antonia y este ciudadano que les habla completamos nuestro homenaje recordando nuestras vivencias con Dulce María, tanto en Cuba como en Canarias pero de manera especial en La Habana.  Como viene siendo habitual cerramos el acto con café, como le gustaba a Dulce María.

José Javier Hernández
José Javier Hernández

Por la tarde asistimos en el IEHC portuense a la proyección del documental ‘La gracia del volver’, editado en 2005 por el joven director cubano, Luis Leonel León.  El sitio resultó adecuado por cuanto las paredes del Instituto estaban cubiertas por fotografías de flores y plantas del Jardín del arquitecto, Francis Álvarez, que en algunos momentos nos llevaron a La Habana para recordar a la señora Loynaz. Durante cuarenta y cinco minutos pudimos disfrutar de la poesía y de la prosa de Dulce Maria en actividades varias celebradas en la capital cubana, así como de los recuerdos que nos dejaron amigos y amigas de la ilustre Dama de las Américas, la poeta del Agua como le llamaron algunos estudiosos de su obra. En el documental fueron apareciendo amigos y admiradores de su obra literaria. Nos llamó la atención las manifestaciones de Yaya Reimers, de Elisa Machado, de Hortensia Viñes, de Guillermina Hernández, y de manera particular las de Ana Luisa González Reimers.   También las de José Javier Hernández, de Luis Espìnosa, de Jesús Hernández Acosta, del cubano Juan Carlos Sánchez, de Celestino González, y de Domingo González. La ventaja de haberla conocido en los años de 1990 en La Habana me permitió adentrar en el documental y divulgar detalles de la vida y obra de esta ilustre señora, que casó en segunda nupcias con un periodista tinerfeño afincado en La Habana, Pablo Álvarez de Cañas, y escribió entre otros libros la novela de viajes, ‘Un verano en Tenerife’.  Después de un interesante coloquio quedamos emplazados para celebrar en el Puerto de la Cruz en 2020, los 118 años de Dulce María y proyectar el documental, ‘Una semana fuera del mundo’, que vivió en la isla de La Palma cuando vino por vez primera a las islas Canarias en 1947.

DÉJANOS UN COMENTARIO CON TU OPINIÓN

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Abrir chat
1
Hola! Saludos desde Puertodelacruz.com. No somos el Ayuntamiento del Puerto de la Cruz sino un Diario Digital Independiente del norte de Tenerife. Esperamos tus comentarios, ideas o sugerencias. Pincha el botón y escríbenos.
Powered by