El apagón institucional

Cuatrocientos cincuenta mil clientes, o lo que es lo mismo, un millón de Tinerfeños, y entre ellos treinta mil cuatrocientos ochenta y tres portuenses sin luz durante nueve horas. Ese es el balance de la jornada de ayer domingo en el que ya se considera el mayor apagón de la historia en Canarias.

Las cuentas oficiales de las diferentes consejerías del Gobierno de Canarias así como la de Presidencia se limitaron durante toda la jornada a trasladar la información que recibían de las eléctricas de forma totalmente aséptica, demostrando incapacidad política de reacción ante una situación lamentable y de graves consecuencias para un millón de personas.

El portavoz del Gobierno de Canarias, Julio Pérez, definió lo que estaban sufriendo los tinerfeños como “anomalía”, cuando lo más anómalo de la jornada fue la actitud de su Gobierno que en ningún momento mostró la más mínima consideración con los afectados.

Aquí, en casa, en Puerto de la Cruz, el comportamiento del Gobierno Municipal no fue mucho mejor, trasladando información sacada de las mismas fuentes y sin atisbo de preocupación por lo que estaba sucediendo, ni en los medios de comunicación oficial en redes sociales, ni de manera particular por parte en este caso, ni siquiera del Alcalde de la ciudad, quien mientras la ciudad estaba camino de quedar completamente a oscuras como estuvo hasta las diez de la noche, sólo tuvo palabras cinematográficas con posado incluido en el que “en el mejor escenario para que la escena continúe con un guión cargado de ilusión y esperanza, todo para afianzar que nuestro municipio es único. Porque el Puerto de la Cruz, es una ciudad de película” y deseaba un buen domingo a sus amigos mientras baja las escaleras de la Plaza de la Iglesia con pose de protagonista de película, en este caso de terror y a oscuras.

Mientras los diferentes representantes del Partido Socialista que dicen gobernar nuestras instituciones se replegaban a las explicaciones inconsistentes de la Compañía Eléctrica y de Red Eléctrica, sin ser capaces de pedir responsabilidades inmediatas, sin asumir ninguna de ellas, y sin mostrar el más mínimo atisbo de empatía con la ciudadanía, personas con movilidad reducida se quedaban encerradas en sus casas, dependientes tenían que ser atendidos, ciudadanos encerrados en los ascensores, negocios acumulando pérdidas por no poder ejercer su actividad y por el género que hoy estarán llenando los contenedores de basura en toda la isla y en Puerto de la Cruz en particular.

El apagón eléctrico de ayer dio paso al apagón institucional que sufrimos desde las pasadas elecciones donde lo más importante son las fotos, las caras sonrientes y el tratar de tapar las realidades para que nada pueda salpicar a quienes llegaban a revolucionar las instituciones y hacerlas, como si antes no lo fueran, útiles y efectivas, pero que lo único útil que se les conoce hasta la fecha es la colocación y los nombramientos. La gestión, la capacidad de reacción y la defensa de los derechos de los ciudadanos de Tenerife y de Puerto de la Cruz, lo dejamos para cuando vengan tiempos mejores y más propicios para la imagen. Ayer había poca luz y no era un buen día para dar la cara.

DÉJANOS UN COMENTARIO CON TU OPINIÓN

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

1
Hola! Saludos desde Puertodelacruz.com. No somos el Ayuntamiento del Puerto de la Cruz sino un Diario Digital Independiente del norte de Tenerife. Esperamos tus comentarios, ideas o sugerencias. Pincha el botón y escríbenos.
Powered by