Empresas de más de 100 años de vida reciben la Medalla de Oro de la Isla

El Hotel Marquesa del Puerto de la Cruz entre las empresas centenarias premiadas.

El Cabildo entregó este lunes 25 de febrero la Medalla de Oro de la Isla a las 30 empresas centenarias de Tenerife, “como reconocimiento de su actividad y aportaciones a la sociedad tinerfeña”. Una decisión tomada por el Pleno del Cabildo de Tenerife quien acordó otorgar este galardón que reconoce a aquellas empresas más antiguas y también a los valores que las han hecho perdurar en el tiempo.  Entre los aspectos tenidos en cuenta están la contribución al empleo y a la economía familiar, el sector al que se dirige, el número de generaciones implicadas y su compromiso social y medioambiental.

Las 30 empresas seleccionadas para esta distinción son: Farmacia Feria, Farmacia Castillo–C.B Hernández Alonso, Grupo Óptica Rieu, Pirotecnia Hermanos Toste S.L, Víctor Núñez, Farmacia Fuentes, Tejidos García Feo, Calzados Afonso, Café Taoro– Casa Egon, Ferretería La Orotava, Dulcería Isora, Farmacia Santos Lecuona, Musical Paz Cerezo, Molino de Gofio La Molineta–Estrella de Oro S.L., Pedro Duque Canarias S.A., Hotel Aguere, Litografía Romero, Calzados Dorta–La Bandera Blanca, Farmacia El Negrito, Farmacia La Estación de Tacoronte, Imprenta Gráficas Sigú, Imprenta Bonnet, Hotel Marquesa, La Moderna–Muebles Mirabal, Almacenes La Venta Nueva S.L, Antiguo Molino de Agua Chano, Molino de Gofio “La Máquina”, Panadería Santiago e Hijos S.L. y Bar Chucho–Casa Emiliano.

El acto contó con la presencia del presidente del Cabildo, Carlos Alonso; el presidente del Gobierno de Canarias, Fernando Clavijo; el vicepresidente primero del Cabildo, Aurelio Abreu; el vicepresidente socioeconómico, Efraín Medina; los alcaldes de los municipios de La Orotava (Francisco Linares), San Cristóbal de La Laguna (José Alberto Díaz), Santa Cruz de Tenerife (José Manuel Bermúdez), Los Realejos (Manuel Domínguez), Puerto de la Cruz (Lope Afonso), Guía de Isora (Pedro Martín) y Tacoronte (Álvaro Dávila), y los representantes de las 30 empresas galardonadas.

El presidente del Cabildo recordó, durante su intervención, que “muchas empresas echaron el cierre porque apareció una competencia contra la que no podía luchar. Miles y miles de persianas se dejaron caer al tiempo que se iluminaban otros escaparates. Sólo unos pocos elegidos estaban llamados a sobrevivir nada menos que un siglo”. “Estoy seguro de una cosa, no ha sido una cuestión de azar. Una frase célebre de Einstein decía que cuando la suerte le viniera a visitar le encontraría trabajando. Es posible que siempre se necesite un poco de fortuna, pero si detrás de los proyectos no existe el talento, la capacidad y la entrega, es muy difícil que nada salga adelante. Hace cien años unos emprendedores idearon una marca y pusieron en marcha una empresa. Un siglo más tarde, esas empresas están aún vivas en manos de sus descendientes. Eso no puede ser fruto de la casualidad”, aseguró.

Alonso destacó que se trata de “empresas que han sabido adaptarse a los cambios, a la modernización y a las novedades de un mercado complejo. Pero que no olvidan una cosa, son empresas locales, arraigadas en el tejido social de las Islas. Un patrimonio que diferentes generaciones de consumidores han avalado con su confianza. Y constituyen la verdadera riqueza de una sociedad como la nuestra porque son negocios cuyos beneficios se quedan en Tenerife y se redistribuyen en nuestra propia economía”.

En representación de los homenajeados, Silvia Rieu, de Ópticas Rieu, tomó la palabra y agradeció el reconocimiento del Cabildo. “Pertenezco a la tercera generación de una empresa familiar fundada a principios del siglo XX, cuando esta isla era muy diferente. Y ya vamos por la cuarta generación. Cuando heredas la responsabilidad de dirigir una empresa en la que tu padre, y antes tu abuelo, se dejaron la piel para sacar adelante, el trabajo se convierte en algo más que en un mero trabajo. Sobre tu espalda, sobre la de todos los que estamos aquí, recae el deber de hacerlo siempre lo mejor posible, sin horarios, sin excusas…, porque la única razón por la que una empresa logra sobrevivir tantos años es porque detrás hay gente luchadora, dispuesta al sacrificio y porque hay un vínculo de cariño y apego que solo una empresa familiar posee, y nuestro deseo de ofrecer lo mejor siempre a los tinerfeños”, indicó durante su intervención.

Además, quiso reconocer el trabajo de las empresas que “ya no están, a aquellos a los que el tiempo devoró en aras de lo que llamamos el progreso”. “Tenemos un gran reto por delante, y es ahora cuando debemos ser más fuertes que nunca. Tenemos una gran responsabilidad con nuestros clientes y con nuestros empleados y sus familias,  y estoy segura de que precisamente por eso todos los presentes estamos ya trabajando en ello hace tiempo. Está claro, que nuestras instituciones deben también ser conscientes de todo esto y traducirlo en planes específicos que nos faciliten un poco este proceso”, destacó.

Galardonados

PUERTO DE LA CRUZ

Hotel Marquesa–Cadena Marquesa Plaza Hoteles. Un referente en la historia del turismo de la Isla y de Canarias. En 1883, la familia de comerciantes Cólogan decide dedicar una antigua casa señorial del siglo XVIII, en el casco antiguo del Puerto de la Cruz, a la explotación turística convirtiéndolo en un hotel con encanto que ha llegado hasta nuestros días como el Hotel Marquesa. El edificio es un testimonio del proceso de crecimiento económico-social del Puerto de La Cruz, fue lugar de encuentro de las élites científicas y culturales y testigo del nacimiento del turismo en la isla de Tenerife, de los primeros establecimientos turísticos y el boom turístico de mediados del siglo XX. Toda esta historia se refleja en los muros del hotel más legendario de la ciudad, el Marquesa, y de la transformación de La Paz de espacio agrario en turístico. En definitiva, es el reflejo de una época histórica donde la vida cultural y social favoreció el desarrollo de la modernidad en la comarca y, en general, en la Isla.  En la actualidad, esta hermosa casa, alberga uno de los hoteles más emblemáticos de la ciudad, siendo todo un símbolo destacado de la hospedería histórica del Puerto de la Cruz. En su interior, muchas cosas mantienen aún el lustre aristocrático del pasado. El hotel pertenece desde el año 2010 a la Cadena Marquesa Hoteles, que ha llevado a cabo una gran reestructuración de servicios y de renovación de sus instalaciones, para la comodidad de sus clientes.

LA OROTAVA

Sucesores de Miguel Herreros, S.A. Tiene su origen en la sastrería artesanal que fundó en 1898, en La Orotava, Miguel Herreros González, que posteriormente trasladó a La Laguna, enclave en el que se convirtió en un taller profesional con una veintena de operarias, cifra muy importante para esa época. La segunda generación abandonó la fabricación de tejidos y se dedicó a la distribución de textiles, ampliando también su actividad a otros campos como la agricultura, explotación de cines, elaboración de bebidas, la construcción y promociones urbanísticas. Su espíritu innovador les llevó en los años 80 a introducir la actividad de la importación en la empresa, ampliando progresivamente el número de puntos de ventas. Extendieron la comercialización a todo el Archipiélago y entraron en el suministro a sectores como el hotelero y el sanitario, además de crear una red de compras en los diferentes puntos de origen. Con la tercera generación se inició en los 90 la actividad de importación y distribución en el territorio nacional a través de Drago Textil, organizando una red de venta de cobertura nacional. También inician la internacionalización de la empresa con aperturas de tiendas en Senegal, a través de Leharien´s Boutique y completando para algunos productos la integración vertical mediante la inversión en China a través de China Drago Huainan, Limited. Con la entrada en el S. XXI, la distribución textil pasa a manos de Miguel Herreros hijo, fallecido en 2014, y junto a la tercera generación ya se están incorporando nuevos miembros de la cuarta. En el ranking provincial de empresas de Tenerife según ventas, la empresa Sucesores de Miguel Herreros SA, en 2016, logró  la posición 271, y el puesto 81 en el ranking de empresas del sector comercio al por menor de prendas de vestir en establecimientos especializados según ventas.

Farmacia de Fuentes. Negocio familiar fundado en 1879 por Saturio Fuentes González en la Villa de La Orotava. Desde finales del siglo XIX hasta nuestros días, la Villa de La Orotava ha contado con la presencia de una familia de farmacéuticos que han jugado un papel fundamental, no sólo en la sanidad local, sino también en el ámbito social. Está actualmente dirigido por la cuarta generación, que ha querido conservar la esencia de épocas pasadas, como se puede contemplar en parte de su antiguo mobiliario y decoración, adaptándose a los nuevos tiempos tecnológicos y a las exigencias del mercado. Sin dejar de lado su legado en la elaboración de fórmulas magistrales y la esmerada atención personalizada de todo su equipo, ofrece también servicios de atención nutricional y cosmética.

Comercio García Feo. Casiano García Feo, originario de Granadilla de Abona, abrió su negocio en 1909 en La Orotava vendiendo “casi de todo”, pero especialmente productos de consumo agrario, incorporando posteriormente la venta de tejidos. El negocio fue evolucionando durante décadas, adaptándose a los nuevos tiempos y a las distintas circunstancias del mercado.  En 1978, el sector comercial de tejidos se desgajó de Comercio García Feo y Sucesores, S.L., creándose Tejidos García Feo, S.L, que gestionó primero su nieto César Esteban Hernández y ahora su bisnieto César Hernández Llopis. Reestructuraron su planta comercial, eliminaron artículos y potenciaron otros, según las necesidades de mercado y la demanda de su clientela, especializándose en tejidos para el hogar, sin dejar de lado los artículos propios de nuestro traje regional. De la labor de estos años, destacan su política de trato directo al cliente, de atención personalizada, enseñándole la distinción y características de sus productos de gama media alta con buenos precios.

Ferretería Orotava. La empresa cuenta con 114 años desde su fundación en 1904 por Felix Reyes Martín. Este comercio histórico del municipio de La Orotava ha sabido adaptarse a los nuevos tiempos y a las exigencias del mercado a pesar de la competencia de las nuevas grandes superficies del sector. Ingenio, cercanía con la clientela, resolución de problemas y búsqueda de soluciones forman parte de la estrategia empleada por este comercio villero para fidelizar a su clientela y sumar nuevos clientes a su haber.  Hace unos años la Ferretería de la familia Reyes pasó a manos de Esteban García Morales, un empleado del hijo del fundador, que ha sabido mantener la actividad y la esencia de la empresa.

Café Taoro-Casa Egón. Es la pastelería artesanal más antigua de Canarias. Fundada en 1916 por el alemán Egón Alfred Wende Bard, un oficial repostero que, por cosas del destino, arribó a tierras tinerfeñas donde acabó asentándose y casándose con una villera de La Orotava. Empresa familiar que continúa con la tradición ya que, a día de hoy, aún mantiene sus recetas originales, una adaptación de la repostería alemana a los productos locales que pronto calaron en los villeros. Continúa abierto, tal cual, el antiguo despacho de dulces que fundó Egón en el número 5 de la calle León, en un inmueble del siglo XVIII. El salón de Café Taoro apenas ha cambiado y continúa funcionando el restaurante abastecido con vino de cosecha propia. Sólo cuestiones técnicas y adaptaciones como la Terraza de Casa Egón en el Jardín Victoria, que ha sido todo un éxito, son las novedades que se han permitido implementar. De resto, los dulces son los de siempre. Una visita a Casa Egón es realizar un viaje sensorial al pasado donde milhojas, roscos de yema y galletas ocupan los puestos de honor de este negocio.

Calzados Afonso. Empresa familiar orotavense fundada en 1904 por Adolfo López y que, actualmente, es regentada por su nieta, Ana Afonso. Su fundador viajaba hasta Génova y Milán (Italia) para comprar los materiales necesarios para elaborar sombreros, que luego comercializaba en la Villa. Posteriormente, además de sombreros, comenzó a vender calzado de gran calidad, manteniéndolo hasta la actualidad. Al entrar en el local de Calzados Afonso retrocedemos a principios del siglo XIX al contemplar el mismo mobiliario y las hormas y otros artilugios para la toma de medidas, elaboración de alas y planchado en la confección de sombreros que utilizó su fundador y que, hoy en día, continúan adornando el local de este negocio, que ha sabido mantener su esencia gracias al trato personalizado de una clientela fiel a un producto de calidad.

Almacenes La Venta Nueva, S.L. Fundada en el año 1918  por Pedro Pérez Perera y Matilde Bethencourt Miranda, en una pequeña “Venta” situada en la Calle Hermano Apolinar, de la Villa de La Orotava. Desde sus inicios se caracterizó por buscar y trabajar productos novedosos y, cuando las circunstancias de la época lo permitieron, comenzaron a importar desde el extranjero. Aprovechando los nuevos impulsos económicos a mediados del siglo XX implantó y potenció su actividad mayorista, siendo a partir de 1970 cuando comenzó con las marcas representadas en exclusiva. La Venta Nueva abarca todo Tenerife, con almacenes en el norte y el sur de la Isla. Empresa dedicada a la distribución exclusiva de productos de alimentación, bebida, limpieza y otros, para los sectores de restaurantes, bares, hoteles, colectivos, supermercados y bazares. En el año 2006 completó la incorporación de la tercera generación al Consejo de Dirección, con el empeño de avanzar en la constante innovación y adaptación de la empresa a los nuevos e importantes cambios que se producen. Ya la cuarta está preparándose para garantizar la continuidad.

Antiguo Molino de Agua Chano. Construido en el siglo XVI por Bartolomé Benítez de Lugo es uno de los antiguos molinos movidos por agua de la isla que se mantienen activos, aunque desde la década de los 50 del pasado siglo cambió el sistema hidráulico por el eléctrico para aumentar su capacidad productiva. Los molinos de agua de la Villa de La Orotava forman parte de su paisaje urbano desde los siglos XVI y XVII y son en la actualidad un elemento de identidad de este pueblo. Su importancia e interés reside en que forman parte del patrimonio industrial agroalimentario y que han permanecido en funcionamiento hasta la mitad del siglo pasado, produciéndose harina y gofio para amplios sectores sociales de la comarca.

Tras pasar por numerosos propietarios a lo largo de su historia, el antiguo molino de agua es adquirido en 1955 por Sebastián González Hernández, Don Chano. Al Molino de Don Chano acuden desde todos los rincones de la isla, incluso muchas veces desde otras Islas del Archipiélago, a buscar el sabroso gofio canario. Molino y venta directa de gofio en sus variedades tradicionales de trigo, millo y mezcla, elaborado siguiendo el proceso tradicional que se venía realizando desde el siglo XVI, salvo en que ya la energía que mueve la piedra del molino no proviene del agua. En la actualidad está regentado por uno de los hijos de Don Chano, manteniendo intacto el estilo de molienda y tueste de los distintos cereales usados para elaborar nuestro gofio.

Molino de Gofio “La Máquina”. Conocido anteriormente como Molino de los Monteverde, fue mandado a construir en 1634 por Juan de Ponte, regidor perpetuo de la isla. Al igual que el antiguo molino de agua Chano, forma parte del patrimonio industrial agroalimentario de La Orotava y continúa manteniendo todo el proceso tradicional de la elaboración del gofio, con la salvedad de que la energía que ahora mueve al molino es la eléctrica. En la década de los cuarenta del pasado siglo fue adquirido por Ángel Domínguez González, ya fallecido. La familia Domínquez sigue siendo hoy su propietaria y permanece en activo en régimen de arrendamiento en manos de uno de sus empleados que actualmente lo regenta, Manuel Hernández Cabrera.  A su actividad tradicional de elaboración de gofio en sus distintas variedades tradicionales ha incorporado otras con aroma a vainilla o chocolate y nuevos productos como las barritas energéticas, con el gofio como elemento principal.

Panadería Santiago e Hijos S.L. Fundada en 1906 por Rosalía Sálamo, fue luego regentada por su hijo, Santiago Bautista Sálamo, conocido popularmente por Pancho el Panadero. Situada en la Calle Peralito, en la Villa de Arriba del Casco de La Orotava, continúa actualmente con la tradicional elaboración de pan, incorporando además otros productos como las tortas de manteca y los rosquetes con la receta heredada de sus progenitores. Sus productos son consumidos por particulares, cafeterías, restaurantes y hoteles.  Tras convertirse en sociedad limitada, es dirigida por la tercera generación, hijos de D. Santiago.

Bar Chucho – Casa Emiliano. Ha sido desde su inauguración en 1899 lugar de encuentro de los vecinos de La Orotava. Inicialmente conocido por Casa Emiliano y hoy regentado por Chucho, descendiente del fundador, sigue manteniendo el espíritu del inicio y conservando la fidelidad de los parroquianos del barrio de La Cruz del Teide, y de los que no viviendo en la zona son asiduos visitantes, bien para catar algunos de sus vinos, o bien para compartir una animada partida de cartas o dominó. 

LOS REALEJOS

Pirotecnia Hermanos Toste, S.L. Considerada la empresa de Canarias de mayor antigüedad y solera. Fue fundada en 1788 por Marcos Toste del Castillo, por lo que cuenta actualmente con 230 años de historia y siete generaciones de fogueteros de la familia Hermanos Toste, que han prosperado y generado empleo a muchas familias de Los Realejos. Destaca su carácter innovador y el haber sido pionera en el uso de técnicas y métodos de trabajo que hacen posible la realización de una amplia variedad de espectáculos y exhibiciones (piro-musicales, acuáticos, terrestres, efectos especiales escénicos, fiestas locales y patronales y apoyos a espectáculos). Esta actividad la ha colocado como empresa líder del sector en España y en Europa. Además, es la única pirotecnia que fabrica pólvora en Canarias, de manera que su mercado principal son las Islas, además de exhibiciones puntuales en la Península y el extranjero, que le han llevado a obtener premios y reconocimientos a nivel nacional e internacional. En cuanto a la RSC, realiza sus compromisos en varios aspectos de su actividad y, especialmente, en todo lo que tiene que ver con el impacto medioambiental.

LA LAGUNA

Víctor Núñez, sombrerería y zapatería. Se trata de un negocio familiar que no ha perdido su esencia en sus 153 años en los que viene formando parte de la historia de la ciudad de La Laguna y de la isla de Tenerife, ofreciendo siempre a sus clientes artículos de alta calidad y un trato cercano. La empresa fue fundada en 1865 por Víctor Núñez Alonso, obrador de sombrerería, de cuyo taller salían sombreros para todos los municipios de la Isla. Víctor Núñez Fuentes, hijo, amplió la sombrerería a otros municipios como La Orotava y Puerto de la Cruz. La tercera generación ha abandonado el obrador de sombreros, aunque continúa con la venta de sombreros de las mejores firmas e introduce la zapatería de caballeros. La cuarta generación incorporó la zapatería y complementos de señora. La empresa siempre ha mostrado un especial apoyo y cariño al folclore y a la vestimenta tradicional de las Islas, siendo la venta de sombreros y calzado canario uno de sus artículos estrella. En la actualidad están introduciendo de nuevo la elaboración artesanal con la confección de tocados y, en un futuro no muy lejano, de sombreros de alta costura, de la mano de la quinta generación.

Farmacia Santos-Lecuona. Se trata de la botica que más tiempo ha permanecido abierta en el mismo sitio, el número 52 de la antigua calle La Carrera, en La Laguna, constando ya de 196 años de actividad, con lo que muy pronto cumplirá dos siglos de historia. Empresa familiar cuyo rasgo más significativo es que ha resistido al paso del tiempo “sin mermar ni expandirse” como eje del vínculo genealógico de los Santos y los Lecuona. Pese a tiempos de crisis y a los cambios generacionales, esta empresa ha conseguido mantenerse y hoy en día es un elemento ilustre en la historia del casco antiguo de la Ciudad de los Adelantados, hasta tal punto que las memorias de la familia fueron cedidas, dada su relevancia, al Archivo Histórico. Seis generaciones han regentado la Farmacia Santos desde que fuera fundada en 1822, o quizás un año antes, por el burgalés Olegario Santos López, quien en 1836 fue también fundador de una famosa tertulia de intelectuales laguneros que mantuvo sus reuniones periódicas durante casi un siglo. Valeriano Santos Cámara, hijo del fundador, llegó a ser alcalde de La Laguna y, tras su fallecimiento prematuro, le sucedió en el negocio su hijo Manuel Santos, también un gran activista especialmente en el ámbito de la cultura y uno de los fundadores del Ateneo de La Laguna (1904). El cambio de los Santos a los Lecuona se produce en el cuarto relevo generacional, ante la ausencia de descendencia de Manuel Santos, que adopta a su sobrino Humberto Lecuona Mackay y lo convierte en su heredero. La esencia del negocio que soñó y fundó Olegario Santos aún se conserva entre las paredes del negocio y antigua casa familiar como ejemplo del rico patrimonio de Aguere.

Musical Paz Cerezo. Esta empresa familiar especializada en instrumentos musicales fue fundada en 1900 por Manuel de Paz Cerezo y actualmente es regentada por la cuarta generación. Llegó a tener delegación en la calle San Sebastián de la capital santacrucera y en la actualidad se encuentra ubicada en la calle Capitán Brotons, en La Laguna. Mantiene la excelencia en la calidad de su servicio, tanto por la atención al cliente que se lleva a cabo con personal especializado al ser todos músicos con amplia experiencia que pueden asesorar profesionalmente y de forma práctica, como por su oferta de una variada gama de artículos de las marcas más prestigiosas y mejor consideradas del mercado musical.  Además del trato personal e individualizado, también el cliente puede acudir a fórmulas de compra más innovadoras, como la venta Online, que puede descargar de la página web de Musical Paz Cerezo.

Molino de Gofio La Molineta-Estrella de Oro, S.L. Esta empresa lleva 152 años moliendo gofio y puede presumir de ser el único molino que ha sobrevivido hasta la actualidad en el centro de La Laguna, en la calle Núñez de la Peña, zona conocida en el pasado bajo la denominación de Llano de Los Molinos. El molino fue construido en 1866 por Isidoro Ortega, afamado constructor palmero que revolucionó toda la molinería de aquella época con su molino de viento de doce velas que le permitía moler más rápido. La empresa siempre se ha caracterizado por la elaboración de gofio de gran calidad, sin dejar de apostar por la innovación, desde el trigo de siempre, pasando por el de millo, a los siete cereales o el gofio de garbanzos. La Molineta fue la primera empresa con línea eléctrica en La Laguna y el primer molino de gofio en utilizar maquinaria de envasado y otras muchas innovaciones que siguen haciendo de esta empresa el molino más a la vanguardia. Con respecto a su labor en Responsabilidad Social Corporativa, la Molineta siempre ha tenido en cuenta su labor social y su deber de contribuir a la comunidad. Ejemplo de ello son sus múltiples colaboraciones  con organizaciones como Banco de Alimentos, Comedor de la Iglesia San Juan, ONG Sonrisas Canarias, la Asociación Kairós, Maratón de Navidad Mírame Televisión, Federación Insular de Vela de Tenerife, Club de Fútbol Padre Anchieta y muchas otras más.

Hotel Aguere. Edificio del siglo XVIII que fue transformado en 1885 en el Gran Hotel Aguere Continental por el inglés Benjamín A. Renshaw, para albergar en un principio a los enfermos locales y anglosajones que venían a sanar sus dolencias del pulmón. El hotel se convirtió con el tiempo en un lugar emblemático de La Laguna donde sus huéspedes, la mayoría catedráticos de la Universidad, organizaban animadas tertulias y, donde las familias pudientes laguneras, se reunían para pasar en sus patios interiores y cafeterías las tardes de verano. Declarado Patrimonio Histórico-Artístico de la Ciudad de los Adelantados, su imagen ha permanecido casi intacta a lo largo de estos 258 años de antigüedad desde su construcción, conservando su fama y tradicional elegancia en estos 133 años como hotel. En 1920 fue adquirido por Esteban González Díaz y permaneció en la familia durante tres generaciones hasta que, recientemente, fue incorporado al Grupo Rosa-Grupo Fariones, grupo hotelero que fue galardonado con la Medalla de Oro del Turismo del Gobierno de Canarias en 2006 por ser un grupo pionero en la renovación turística.

Gráficas Sigú & García, S.L. Empresa familiar dedicada a la impresión y artes gráficas. La emblemática Imprenta Sigú nace en 1909 en la Calle San Agustín, de San Cristóbal de La Laguna como empresa familiar fundada por Juan Sigú García. Ya va por su tercera generación y en la actualidad se encuentra ubicada junto a la misma calle que la vio nacer, en la Avenida Lucas Vega, bajo la denominación de Gráficas Sigú & García S.L.  Oferta lo mejor de las tecnologías Offset y Digital, tanto en impresión digital económica y rápida para pequeños trabajos, como la impresión offset para trabajos de gran tirada.  Su equipo humano está formado por experimentados profesionales del diseño gráfico, la impresión y la actividad comercial, preparados para prestar atención personalizada y servicios de calidad.

Imprenta Bonnet, S.L. Empresa familiar dedicada a la impresión y artes gráficas fundada por Vicente Bonnet Isern en 1834, en la calle San Francisco 71, el mismo año que comenzó a publicarse el Boletín Oficial Provincial, una publicación a la que ha estado ligada históricamente Imprenta Bonnet. Seis generaciones de Bonnet se han dedicado plenamente a esta imprenta que ha mantenido en sus descendientes el espíritu de innovación y calidad que su fundador le imprimió hace ya 184 años. Estos casi dos siglos de recorrido convierten a Imprenta Bonnet en la empresa familiar del sector de industrias gráficas más antigua de España. Cuenta con los más modernos modelos de maquinaria y plotters para la impresión digital y un equipo de trabajo perfectamente formado en los nuevos avances tecnológicos.

SANTA CRUZ

Farmacia Feria. Se trata de una empresa familiar, fundada en 1900 por Juan Feria Concepción, a la que recientemente se ha incorporado la cuarta generación. Destaca su intensa actividad innovadora, a través de su laboratorio de formulación magistral que cumple con todas las exigencias técnicas del siglo XXI, y su participación activa con la Universidad de La Laguna en el desarrollo de fórmulas pediátricas en colaboración con el departamento de Tecnología Farmacéutica de la Facultad de Farmacia. Su atención profesional al paciente-cliente se lleva a cabo a través de un excelente personal, permanentemente formado y motivado y cuenta con un compromiso con la RSC (Responsabilidad Social Corporativa) que queda de manifiesto en su colaboración activa con varias ong como Farmacéuticos Mundi, la Asociación Iraitza de tapones solidarios y la Fundación Sigre de recogida de medicamentos usados, así como el hecho de ser accesible a todos los públicos.

Farmacia Castillo. Fue fundada en 1899 por Emilio Serra y Fernández de Moratín, prestigioso farmacéutico, periodista y político, y es uno de los pocos establecimientos pioneros en la Isla que aún hoy continúa abierto al público que mantiene su fachada original. Al igual que otras empresas centenarias situadas en la santacrucera calle del Castillo, es un estandarte y forma parte innegable del paisaje urbano santacrucero. Ya no se trata de una empresa familiar, pues fue adquirida por sus actuales propietarias en 1996. Sin abandonar la formulación magistral que realiza actualmente a través de laboratorios terceros, la empresa se ha especializado en homeopatía, cosmética y dietética. Por su compromiso con la RSC (Responsabilidad Social Corporativa) recibirá próximamente la primera acreditación en la isla de “Amigable con el Alzheimer” por su concienciación y sensibilidad con los afectados por esta enfermedad, para la que todo el personal de la farmacia ha recibido formación para la atención de esta especial clientela, además de cumplir con ciertos requisitos.

Grupo Óptica Rieu. Forma parte de nuestro paisaje urbano y es otro de los estandartes de la calle del Castillo. Es una empresa familiar, fundada en 1900 por el joven óptico francés Raymond Rieu Fabré, que actualmente es gestionada por sus nietos y bisnietos. Pionera en Tenerife en la apertura de un gabinete especializado en lentes de contactos y un centro audiométrico. Su compromiso con la innovación y las necesidades de los chicharrerros ha mantenido a esta empresa a la vanguardia de los medios mecánicos y digitales de su campo de acción. Su RSC forma parte de su ADN como empresa y como familia, contribuyendo activa y voluntariamente a la mejora social y económica, creando nuevos puestos de trabajo, además de su implicación en el tejido económico empresarial que le rodea, formando parte activa y participativa de la Asociación empresarial Zona Centro.

Pedro Duque Canarias, S.A Empresa familiar fundada en 1898 por Pedro Duque Déniz que ha ido evolucionando a lo largo de cuatro generaciones. Dedicada a la importación y distribución de productos alimenticios y farmacéuticos, la empresa se ha adaptado a las necesidades peculiares del mercado canario siendo actualmente un referente en operación logística. La empresa ofrece a proveedores y clientes un servicio de distribución comercial logístico personalizado, garantizando la máxima calidad y eficiencia. Esta orientación hacia la calidad ha llevado a la empresa a la mejora continua de los procesos de gestión, formación, seguridad y salud en los trabajadores. Cuenta entre otros certificados con el GPD de cumplimiento de buenas prácticas como almacén de distribución. Ha conseguido involucrar al personal en su Plan de Formación, ofreciendo una reducción de la jornada laboral y así hacer una conjunción entre formación, horario laboral y vida familiar. Otra apuesta de Pedro Duque Canarias S.A, ha sido crear instalaciones cómodas para sus empleados, intentando garantizar un buen ambiente de trabajo y reunir todas las condiciones de Seguridad y Salud exigibles por prevención.  En 2016 contaba con 70 empleados y ocupaba el puesto 27 en el Ranking provincial de empresas de Tenerife, según ventas y la posición 58 en el Ranking de Empresas del Sector “Comercio al por mayor, no especializado, de productos alimenticios, bebidas y tabaco, según ventas.

Litografía Romero. Es un referente en el sector de las empresas dedicadas a la impresión y las artes gráficas en Canarias. Fundada en 1880 por el andaluz Ángel Romero Tardido en la calle Castillo, inició un gran periodo de actividad con la impresión de libros para Latinoamérica, producción que se acentuó en la década de los 70 en los que aumentó la exportación a todo el mundo, desde el Norte de EE.UU y Canadá hasta Australia.  El auge en la elaboración de cigarrillos expandió el trabajo de la compañía Romero hasta el continente africano donde llegó a instalar una empresa.  Pero en 1975, como consecuencia de la crisis del petróleo, la familia Romero se declara insolvente y son instituciones como la antigua Caja General de Ahorro, Sodican y el Cabildo de Tenerife, junto a pequeños inversores, los que consiguen salvar y recapitalizar la empresa. El fenómeno de la deslocalización de miles de compañías de todo el mundo que comienzan a instalarse en Asia, en busca de paraísos fiscales, y comienzan a encargar sus trabajos gráficos a empresas más cercanas, afecta de forma negativa a Litografía Romero al decaer de forma alarmante su exportación por la imposibilidad de competir con los precios mucho más baratos de empresas asiáticas del sector. Una de las más nefastas consecuencias fue la pérdida de plantilla, que pasó de los 525 empleados a 275 en menos de 15 años. A pesar de numerosos contratiempos, la compañía ha conseguido mantenerse en activo de forma ininterrumpida durante 138 años. Está actualmente estabilizada y se mantiene como líder del sector en Canarias, gracias en gran parte a su alto nivel tecnológico y profesional de primer orden. Si bien la orientación principal de la empresa se ha modificado con el paso de los años (embalaje de cigarrillos, embalaje industrial de alimentación), todavía una parte de su facturación proviene de la impresión de libros y folletos publicitarios. Ocupa, en 2016, el puesto 160 en el Ranking de Empresas de Tenerife según ventas, y la posición 43 en el Ranking de Empresas del Sector Otras actividades de impresión y artes gráficas según ventas.

Calzados Dorta – La Bandera Blanca. Negocio emblemático de la calle El Castillo, del que se ocupa su tercera generación. La pervivencia de esta empresa, como sus mismos propietarios indican, ha sido más casual que otra cosa, debido en gran parte a la persistencia de la familia en sacarla para adelante sin grandes proyectos. En 1900, Pedro Martín Dorta fundó el comercio “La Bandera Blanca” dedicado a toda clase de productos, entre ellos los zapatos, sector al que se dedicaría de forma exclusiva poco después. La segunda generación, además de a la venta de zapatos, se dedicaría también a su fabricación, por lo que el negocio tuvo un gran auge durante la guerra civil al ser imposible que llegaran zapatos de la península. En la década de los 50 llegaron a abrir una tienda en la parte alta de la capital santacrucera y otra en la calle de Triana en Las Palmas. En la década de los 60, a consecuencia de la particiones se produjo el reparto del negocio, se cerró la fábrica de curtidos y el calzado empezó a llegar directamente de la Península. A mediados de los 80, tras el fallecimiento de Felipe Martín Dorta, recoge el testigo de la empresa su esposa, María Josefa Dorta, que reformó el local, una acción que siempre parece marcar en esta familia una nueva etapa en el negocio. El éxito y pervivencia de la empresa lo atribuyen a tener cariño a las tradiciones, y a la existencia de una clientela fiel incluso de generaciones.

Farmacia El Negrito. Fundada en 1907 en la santacrucera calle Cruz Verde por Bernabé Rodríguez Ballester, convirtiéndose en una de las primeras farmacias del centro de la ciudad. En los años 50 la familia Rodríguez Ballester vendió el negocio al farmacéutico Honorio Fernández, quien lo rehabilitó e intentó cambiarle el nombre, pero entonces el público no la reconocía, por lo que optó por continuar con su denominación popular, que hace honor a una figura de un hombre negro sentado en una butaca leyendo la prensa, que en su día le regaló un cambullonero a su primer propietario. Actualmente, la farmacia cuenta con 14 empleados, que dispensan farmacopea, homeopatía, dermatología, belleza y productos infantiles. Además la farmacia El Negrito destaca por sus fórmulas magistrales que elaboran desde su laboratorio, ubicado dentro del mismo inmueble. La farmacia ha superado algunos contratiempos y crisis económicas, pero como comenta su actual dueña, Encarnación Fernández, El Negrito continuará en la calle Cruz Verde durante mucho tiempo, fiel a su estilo y a su tradición, pero adaptándose a los nuevos cambios tecnológicos.

La Moderna – Muebles Mirabal. Empresa de carpintería tradicional que va en sintonía con los tiempos que corren. Fundada en 1902 en la calle Castillo por dos grandes amigos y socios, José Mirabal Correa y Manuel Espinosa Quintero. En 1926 se trasladan a las actuales instalaciones ubicadas en la calle Méndez Núñez, esquina a calle El Pilar y, años después, por motivos de enfermedad, Manuel Espinosa vende a José Mirabal su parte. Tres generaciones de esta familia han gestionado hasta la actualidad la también conocida como Carpintería Mirabal, talleres en los que llegaron a trabajar 52 personas entre oficiales de primera, segunda, tercera y pinches, creándose una auténtica escuela de ebanistas, tapiceros, tallistas, barnizadores, etc. Los actuales propietarios solicitaron al Cabildo de Tenerife el reconocimiento como empresa Artesana, el cual se les concedió con el Nº 0001. Comienza entonces la empresa una nueva andadura con grandes proyectos de futuro para intentar que no se pierda el oficio de la ebanistería, apostando por la creación de una academia para formar a nuevos ebanistas, una profesión que se ha ido perdiendo en Canarias.  Cuentan para ello con unas nuevas instalaciones en La Laguna donde forman, fabrican, restauran y continúan dando servicio a su clientela, tanto en productos de nueva fabricación, como en muebles elaborados artesanalmente que por el paso del tiempo necesitan ser restaurados, consiguiendo que se conserve este patrimonio que nuestros antepasados nos han legado. 

TACORONTE

Farmacia La Estación de Tacoronte. En 1906 abrió en Tacoronte la primera botica del pueblo por José María Roig Sánchez y, en 1934, la adquirió el abuelo del actual propietario, Fernando Domínguez, por lo que el negocio ha venido prestando ininterrumpidamente su servicio durante 112 años. En el año 2014, su actual propietario montó una exposición bajo el título “Viajar a la botica de los abuelos” con todo el material que su abuelo y su padre habían recopilado. Desde recetarios de remedios de los años 20, extraños artilugios para fabricar artesanalmente las píldoras, frascos, ungüentos, máquinas registradoras con timbre, pesarios utilizados para las operaciones de medición desde los años 30, diferentes tipos de microscopios, ampollas para el colirio, jeringuillas de vidrio, centrifugadores, mechos de pico, etc. Y es que para poder abrir antes una botica se necesitaba contar previamente con todo este tipo de instrumentos con los que se elaboraban fórmulas mágicas, remedios y medicamentos. La Farmacia La Estación de Tacoronte sigue siendo un referente en este pueblo gracias al cariño y amabilidad de los profesionales hacia la clientela. Es un lugar donde acudir a por un medicamento, pero también a por un consejo y unas palabras de ánimo. Esta farmacia lleva ya varios años colaborando con la Fundación Canaria Familia Quesada Sánchez.

GUÍA DE ISORA 

Dulcería Isora. Fundada en 1905 por Mercedes del Pino (Guía de Isora), dulcera de la repostería tradicional isorana y precursora de la comercialización de los representativos rosquetes de Guía y de otros dulces típicos del municipio sureño de Guía de Isora. En los años 60, su hija amplía la comercialización de sus productos a toda la Isla. Posteriormente, uno de los fieles empleados de la fundadora del negocio, Pedro Álvarez, continuará con la labor de elaborar estos riquísimos dulces junto a su hijo Javier, actual propietario y heredero de una de las recetas más codiciadas de los originales rosquetes de huevo o rosquetes de Guía. El mercado al que se dirige esta dulce producción es el local y el insular, aunque su prestigio ha traspasado fronteras y son también conocidos a nivel peninsular. Los productos de Dulcería Isora han recibido diferentes galardones, como el Premio Gánico 2008, otorgado por el Centro de Iniciativas Turísticas de Tenerife, al ser un referente y atractivo turístico gastronómico, pues son miles los turistas que se acercan para degustar y comprar sus dulces. También ha recibido el Premio de Gastronomía que le otorgó la Fundación Diario de Avisos a la Mejor Repostería en 2008.

DÉJANOS UN COMENTARIO CON TU OPINIÓN

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

SÍGUENOS EN...

2,396FansMe gusta
465SeguidoresSeguir
387SeguidoresSeguir
120SuscriptoresSuscribirte
1
Hola! Saludos desde Puertodelacruz.com. No somos el Ayuntamiento del Puerto de la Cruz sino un Diario Digital Independiente del norte de Tenerife. Esperamos tus comentarios, ideas o sugerencias. Pincha el botón y escríbenos.
Powered by