29 septiembre, 2022

Falleció Austin Baillon, el hombre que salvó de la ruina la Casa de la Aduana

Austin BaillonEl pasado miércoles [23M] falleció Austin Baillon a los 92 años de edad, un hombre que quedará significado como la persona que se preocupó por salvar de la ruina y el desastre la Casa de la Aduana, lugar emblemático por antonomasia de la historia de nuestra ciudad. También luchó decididamente porque la grúa que durante un tiempo estuviera en las inmediaciones de dicho edificio histórico se trasladara a otro lugar como posteriormente se consiguió y de esta forma mejorar el entorno de este edificio que es el más antiguo de la ciudad en el ámbito civil (1620). Vaya desde aquí nuestro agradecimiento a su labor y al gran cariño que siempre tuvo por nuestra ciudad. La misa de duelo en su memoria será el próximo viernes [1J] a las 18:30 en la parroquia de la Peña de Francia.

Este domingo la familia publicaba un obituario sobre la trayectoria vital que hoy hemos querido reproducir en su memoria.

«El triunfo final de Austin, nuestro padre, ha sido el de vivir con “normalidad” durante los dieciséis años que padeció alzheimer. Después de muy pocos días en cama con una bronconeumonía, falleció el miércoles 23 de mayo, fiel a su manera de ser: causando las menos molestias y ansiedad posibles a los que le rodeaban.

Con 92 años había sobrevivido a la Segunda Guerra Mundial, habiéndose distinguido como ejecutivo de Operaciones Especiales y siendo nombrado capitán con solo 19 años.

Disfrutó de un estilo de vida fabuloso, con una carrera estupenda con la compañía petrolera Shell, casi toda ella en Venezuela, donde también ejerció de vicecónsul británico por un corto espacio de tiempo.

Se retiró en 1975 a la edad de 55 años y regresó aquí, a Tenerife, donde nació. Fue entonces cuando recibió de Su Majestad la Reina de Gran Bretaña, Elisabeth II, la Medalla del Orden del Imperio Británico, OBE. La Isla fue su hogar a pesar de su nacionalidad británica y es donde él eligió disfrutar de su larga e ilustre “jubilación”.

Casa de_la_AduanaCumplió su sueño al rescatar la antigua casa de la Real Aduana (construida en 1620) de la destrucción total, suerte que no tuvieron los edificios cercanos, y creó Expo Tenerife, un audiovisual que presentaba la historia y leyenda de la Isla. Su labor hacia el turismo fue reconocida y recompensada con la Medalla de Oro del CIT –uno de los mayores honores locales–.

En la parte final del siglo XX vendió la muy querida casa al Cabildo de Tenerife, para así preservar y compartir la propiedad que tanto luchó por salvar y que ahora se encuentra en su sexto siglo de existencia. El edificio, ahora museo, ha sido reconocido como Patrimonio Histórico, con lo cual se supone que será cuidado y conservado para futuras generaciones.

Sus logros fueron debidos en gran mesura por el apoyo de su esposa y compañera, nuestra madre, Julia, quien lo cuidó durante su largo periodo de demencia. Su constante presencia a su lado era la base que necesitó para darle sentido a la confusión que le rodeaba. Disfrutaron juntos de cincuenta y cinco años de matrimonio.

El sábado pasado caminaba, charlaba y tomaba el té en su casa con familiares y amigos.

Cuando llegó el momento de dejar este mundo, lo hizo de una manera que siempre le caracterizó durante su larga y memorable vida. Q.E.P.D.»

Toby Baillon

 

DÉJANOS UN COMENTARIO CON TU OPINIÓN