Incertidumbre hotelera – Por Salvador García

Circunstancias un tanto negativas que concurren recientemente en establecimientos hoteleros del Puerto de la Cruz contrastan con las informaciones publicadas, también no hace mucho, sobre actuaciones de reforma o remozamiento. Si estas segundas son bienvenidas y proclives a una interpretación favorable del antiguo y recurrente propósito de la renovación de la planta alojativa portuense, la noticia de los cierres, aún por diferentes motivos, tiñen de preocupación el panorama presente y futuro del sector turístico local.

Por varios motivos: se reduce la oferta (el número de camas hoteleras sigue una tendencia descendente), decrecen los puestos de trabajo, se resiente el producto en su conjunto y aumenta la incertidumbre sobre el porvenir de un destino que necesita innovaciones e incentivos -se diría que hasta revulsivos- para seguir siendo competitivo y captar cuotas de mercado.

Aún se aguarda alguna manifestación de responsables públicos o privados, muy dados a fotos e imágenes cuando se trata de primeras piedras o de aperturas. Pero estos hechos, menos gratificantes, demandantes en sí mismos de alguna explicación o de un mensaje tranquilizador, están engrosando un panorama preocupante que no conviene tratar con alarmismo, de acuerdo, pero tampoco pasando de puntillas o permaneciendo impasibles.

Que se cierre un hotel, que los trabajadores se vean en la calle sin otros derechos que los del pataleo y que la propiedad no aclare o no diga si sus intenciones son las de reabrir, previa reforma, o volver a arrendar o reconvertir, es para inquietarse. Máxime si, como se ha comentado, hay otros establecimientos que pueden correr la misma suerte. Ni siquiera aquel socorrido comentario de otras épocas, condenatorio de la insensibilidad y de lo inadecuado de las prácticas de las cadenas o compañías hoteleras, ha sido rescatado siquiera a título de justificación.

Que otro cierre tenga que ver con el estado de la edificación y el mantenimiento solo revela la obsolescencia y la falta de previsiones e iniciativa para impedir esa siempre desagradable medida.

Que las obras que se ejecutaban en otro complejo turístico hayan sido interrumpidas sin que nadie haya ofrecido una información o una explicación consecuente, después de los correspondientes alardes mediáticos cuando fueron adjudicadas o se iniciaron, revela, cuando menos, indolencia. Y en sentido contrario de lo anterior, hasta cierta opacidad.

El caso es que estas circunstancias eclipsan los planes de modernización y los esfuerzos que despliega el Consorcio de Rehabilitación Urbanística para intentar revitalizar y relanzar el destino. Convenimos en que el Puerto de la Cruz, como marca y a partir de su experiencia, tiene valores turísticos muy potentes y apreciados. Pero también en que han ido menguando algunos activos de modo que los atractivos de la oferta se van constriñendo progresivamente.

Los hoteles y en menor medida los complejos de apartamentos son fundamentales en una ciudad que vive del turismo, que tiene en esta actividad un elemento primordial de su sostén productivo. Lo que ocurra, tanto en el lado positivo como en el negativo, importa. De ahí que las circunstancias tan poco favorables que nos ocupan sean acreedoras de análisis, reflexión y alternativas.

DÉJANOS UN COMENTARIO CON TU OPINIÓN

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

SÍGUENOS EN...

2,218FansMe gusta
301SeguidoresSeguir
365SeguidoresSeguir
93SuscriptoresSuscribirte
1
×
Hola! Saludos desde Puertodelacruz.com.
A través de Whatsapp puedes ponerte en contacto con nosotros de manera fácil con tus comentarios, ideas o sugerencias. Pincha el botón y escríbenos.