Salvar el periodismo

Hay días en que durante el repaso a los análisis y a las cosas del oficio la tendencia a la depresión sea una tendencia palpable. Hasta cuatro o cinco veces hemos leído la expresión ‘salvar el periodismo’. Ya no es que esté mal: cuando el contagio se extiende entre quienes nos dedicamos a esto, seguro que los males difícilmente tienen cura y que las terapias apenas surten resultados. “El periodismo se muere”, leemos en alguno de los textos leídos en busca de alguna vía para superar la desazón. Hay que evitarlo, desde luego.

Como hay que evitar incurrir en el olvido. Vivimos un tiempo en que desaparecen cabeceras, medios y programas. Empresas y editores que no pudieron superar las adversidades y los reveses para seguir compitiendo, para seguir llegando puntualmente a lectores y seguidores. Terrible: en España, en las islas, hemos asistido a lo largo de los últimos tiempos al cierre de títulos que ya eran familiares, algunos de los cuales, incluso, llegaron a desempeñar papeles destacados en algo tan serio como la conquista de las libertades o la consolidación de la democracia o, simplemente, el acercamiento de la realidad.

El oficio periodístico, en efecto, ayudó a que crecieran las democracias y enriqueció la historia cotidiana, la que, en algunos casos, fue labrando en primera persona. O la que contribuyó a forjar un nuevo ciclo social y político, impulsado con ilusión y entusiasmo. Era un oficio anhelado: quizás no supo luego estar a la altura o no correspondió a lo que se esperaba para que el cuerpo social al que se dirigía encontrarse aliados fieles y confiables.

Una prestigiosa universidad norteamericana, Carolina del Norte, ha elaborado un estudio que describe el oscuro porvenir del oficio periodístico, como que se titula ‘El creciente desierto de las noticias’. Cuando dejan de circular cabeceras con más de cien años de historia, en efecto, parece que el periodismo fenece. No será así, claro, mientras la información sea un producto y haya un universo de consumidores manejado por poderosas compañías que lo presentan cada vez con más alarde de espectáculo.

El periodismo se muere pero hay que evitarlo. Con vocación, con las virtudes intrínsecas desplegadas, con una praxis rigurosa, con un compromiso ético que obligue a su renovación en cada crónica, en cada columna, en cada editorial. Cierto que los poderosos intereses económicos y financieros maniatan los valores romanticistas pero hay que resistir para ejercer, además, con dignidad. Por ello, salvar el planeta, de sus males, catástrofes conflictos bélicos y malos gobiernos, está muy bien. Mas habrá que incluir el periodismo entre los objetos de salvación, porque es de todos y porque sigue siendo esencial para enterarnos de saber qué pasa y qué es lo que quieren hacer con los mortales. Antes escribimos que hay que evitar el olvido al que algunos se empeñan en querer condenar. No es justo ese borrado de la memoria cuando cierra un medio o desaparece un espacio. Cierto que será muy difícil evitarlo pero sí que se haga acreedor de trabajar y luchar para que se olvide. Y porque cuesta aceptar que haya una sociedad sin medios, como si eso fuera una conquista plena de libertades.

Y no se trata de desembocar en un periodismo de contenidos historicistas o nostálgicos sino de refrescar y reactivar que ese oficio, para el que aún hay un latido vocacional, no puede rendirse de su misión universal en la convivencia democrática. La misión tiene ahora un nuevo objetivo: sortear el olvido, evitarlo. Si no lo hacen los propios periodistas, ¿quiénes?.

DÉJANOS UN COMENTARIO CON TU OPINIÓN

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

SÍGUENOS EN...

2,435FansMe gusta
483SeguidoresSeguir
383SeguidoresSeguir
124SuscriptoresSuscribirte
1
Hola! Saludos desde Puertodelacruz.com. No somos el Ayuntamiento del Puerto de la Cruz sino un Diario Digital Independiente del norte de Tenerife. Esperamos tus comentarios, ideas o sugerencias. Pincha el botón y escríbenos.
Powered by